Los ministros de Relaciones Exteriores, Hugo Martínez y de Justicia y Seguridad, Benito Lara, junto con el director general de Migración y Extranjería, Héctor Rodríguez, participaron este día en la inauguración de las obras de reconstrucción del Centro de Atención al Migrante, ubicado en la colonia Quiñónez, en San Salvador.

Las obras se realizan en el marco del proyecto “Asistencia integral a familias y niñez migrante no acompañada retornada en el Triángulo Norte de Centroamérica”; ejecutado por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), con fondos de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), con una inversión de 900 mil dólares.

El referido Centro recibe diariamente a familias, niñas y niños no acompañados y adultos migrantes retornados.  Esta infraestructura permitirá elevar la capacidad de atención en más del 200% y brindar servicios tales como registro migratorio, atención médica y psicosocial.

El proyecto de reconstrucción del Centro consiste en la readecuación y redistribución de espacios existentes, creación de áreas y ambientes adecuados para la recepción de personas migrantes; articulación interinstitucional para la ejecución de un proceso digno de recepción, asistencia y atención para las personas retornadas, sobre todo de las familias, niñez y adolescencia.

Las instalaciones contarán con un área de espera para la recepción de 200 personas, dos consultorios médicos y un área de preparación de enfermería por parte del Ministerio de Salud; diez cubículos para el proceso de acogida y entrevistas que desarrolla la Dirección General de Migración y Extranjería; un área renovada para atender a las personas que requieran información sobre servicios consulares o programas impulsados por el Ministerio de Relaciones Exteriores, así como un área de entrevistas para la Policía Nacional Civil.

Uno de los espacios más innovadores será el destinado para la atención psicosocial a la niñez y adolescencia retornada, a través de zonas diseñadas para el desarrollo de actividades grupales e individuales lideradas por el Consejo Nacional de la Niñez y Adolescencia (CONNA) y el Instituto Salvadoreño para el Desarrollo Integral de la Niñez y Adolescencia (ISNA).

En el acto inaugural estuvo presente además el jefe de Misión de la OIM, Jorge Peraza; el encargado de Negocios de la embajada de los Estados Unidos de América en El Salvador, Michael Barkin;  y el  así como representantes de organismos internacionales acreditados en el país.

El ministro de Relaciones Exteriores, Hugo Martínez, junto a los viceminitros de Relaciones Exteriores, Integración y Promoción Económica, Carlos Castaneda; para los Salvadoreños en el Exterior, Liduvina Magarín, y de Cooperación para el Desarrollo, Jaime Miranda Flamenco; presentaron este día ante el pleno de la Asamblea Legislativa la Memoria de Labores de la gestión realizada por esta Cartera de Estado en el período 2014-2015.

El informe corresponde al trabajo desarrollado por el Ministerio de Relaciones Exteriores en el primer año de gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén, que comprende del 1 de junio de 2014 al 31 de mayo de 2015.

En su intervención, el ministro Martínez mencionó que desde la Cancillería salvadoreña, y en línea con la visión y misión institucional, "se ha promovido una política exterior abierta al mundo, promotora del desarrollo, la paz, la cooperación, los derechos humanos y la atención de los compatriotas en el exterior contribuyendo a una sociedad más justa, equitativa e inclusiva".

El documento presentado refleja las principales acciones llevadas a cabo en las ocho áreas estratégicas que rigen el quehacer institucional, los cuales son: las relaciones político-diplomáticas, la integración regional, la soberanía e integridad territorial, la cooperación para el desarrollo, las relaciones económicas, la ciudadanía en el exterior, los derechos humanos y la mejora continua de la gestión organizacional.

En el período reportado, destacan acciones como el establecimiento de nuevas relaciones diplomáticas con cinco países; la apertura de nuevas Consejerías Económicas, Comerciales y de Turismo; el avance en el cumplimiento de las sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos; la atención brindada a través de la red consular y diplomática, entre otras.

El jefe de la diplomacia salvadoreña destacó, además,  que “en un tiempo record se logró una cifra de cooperación financiera no reembolsable sin precedentes para el país, por más de un mil millones de dólares”.Este monto alcanzado  es equivalente a la ayuda que  el país recibió el pasado quinquenio donde ya se había triplicado la ayuda otorgada por los socios para el desarrollo, en comparación con los periodos anteriores, enfatizó.

Por otra parte, agregó que la labor del Ministerio de Relaciones Exteriores además “se ve enmarcada en valores como el compromiso, el entusiasmo, la lealtad, la austeridad y la calidad de trabajo, tanto de nuestros funcionarios en la sede como de aquellos que se encuentran en el servicio exterior”.

El informe fue recibido por la presidenta de la Asamblea Legislativa, Lorena Peña.

Descargue la Memoria de Labores 2014-2015 del Ministerio de Relaciones Exteriores en este enlace

Con una emotiva celebración, los embajadores de El Salvador, Guatemala y Honduras, en los Estados Unidos de América despidieron al representante diplomático de Colombia ante la Casa Blanca, Luis Carlos Villegas, quien fue nombrado recientemente por el Gobierno del presidente Juan Manuel Santos como Ministro de Defensa de esa nación suramericana.

Los funcionarios de los países del Triángulo Norte de Centroamérica señalaron sentirse complacidos de haber podido trabajar muy de cerca con el embajador Villegas y agradecieron su incondicional apoyo en relación a temas vinculados con el desarrollo del istmo. 

El embajador colombiano concluirá su gestión como diplomático en Washington el próximo 16 de junio.

La Embajada de El Salvador en los Estados Unidos realizó recientemente la presentación de la última novela del escritor salvadoreño Mario Bencastro, titulada “La Mansión del Olvido”, un recorrido por la historia de El Salvador en los últimos 500 años narrado a través de la historia de los habitantes de “Ausolia”, un pueblo ficticio inspirado en la tierra natal del artista, Ahuachapán. 

La actividad fue presidida por el embajador Francisco Altschul y contó con la presencia de representantes del gremio artístico, académico y político salvadoreño.

En el evento, el  autor nacional dedicó la presentación de su libro al beato Monseñor Óscar Arnulfo Romero. “Mi primera obra fue inspirada por su martirio”, dijo el también pintor, y agregó que su trabajo “busca transmitir la historia y la cultura de El Salvador a las nuevas generaciones de coterráneos dentro y fuera del país”. 

El año pasado, Bencastro fue uno de los galardonados con el “Premio Independencia 2014”, otorgado por la embajada a personalidades que han aportado desde sus labores a favorecer la calidad de vida de la comunidad salvadoreña. 

Sobre “La Mansión del Olvido”, el Premio Nacional de Cultura, Rafael Lara Martínez, expone que “la novela esboza el despojo de las tierras comunales indígenas, el paso del cultivo del añil al café, la matanza de 1932, el derecho de pernada de los hacendados, el militarismo, el despegue y el fin de la guerra civil, el éxodo migratorio hacia el norte”. 

El lanzamiento de la obra fue organizado en coordinación con la Red Nacional Salvadoreña en el Exterior (RENASE), y la Asociación para el Desarrollo Educativo en El Salvador (ADEES), quienes llevaron a cabo la lectura de algunos capítulos del libro y continuarán la promoción de la obra del autor en la capital estadounidense.

El evento fue propicio para que el embajador Altschul anunciara la apertura de la “Casa El Salvador”,  un espacio cultural que trabajará en coordinación con esta representación diplomática y cuya actividad principal sería “fomentar el intercambio cultural entre el país y la diáspora residente en la capital de los Estados Unidos”.

El Ministerio de Relaciones Exteriores, a través del Viceministerio para los Salvadoreños en el Exterior, con el auspicio de la Unión Europea, realizó este 5 de junio, el lanzamiento del documental “El Salvador vale la pena”, el cual registra testimonios y experiencias de oportunidades que ofrece el país para el desarrollo de proyectos productivos en varias comunidades, con el objetivo de desestimular la migración irregular y generar así arraigo.

La actividad fue presidida por la viceministra para los Salvadoreños en el Exterior, Liduvina Magarín; el embajador de la Unión Europea, Jaume Segura; y la embajadora de los Estados Unidos en el país, Mari Carmen Aponte.

“El documental reúne vivencias de compatriotas que en algún momento de sus vidas decidieron o tuvieron la idea de emprender una ruta hacia los Estados Unidos. Son testimonios estremecedores que nos confirman que la experiencia de emigrar en condición irregular es -muchas veces- traumática, dolorosa, llena de múltiples peligros y en general, no vale la pena correr tan alto riesgo”, señaló la viceministra Magarín.

Asimismo, detalló que la producción audiovisual “recoge algunos testimonios de salvadoreños y salvadoreñas residentes en Chalatenango y San Vicente que decidieron desarrollar sus sueños aquí, en nuestro país. Estos ejemplos son una pequeña muestra de la población que decide apostarle a la unidad familiar, a la superación personal y que con su esfuerzo contribuyen a construir un mejor El Salvador”.

La producción audiovisual da continuidad además a la campaña de sensibilización “No pongas en riesgo sus vidas”, que el Gobierno de El Salvador puso en marcha desde julio del año pasado, para prevenir sobre los riesgos de la migración irregular, especialmente, de niñas, niños y adolescentes no acompañados hacia los Estados Unidos de América.

La segunda fase de esta campaña se denominó “Aquí también se puede” y se basa en un componente de movilización social que busca llevar un mensaje positivo a las comunidades identificadas de donde provienen la mayor cantidad de salvadoreños que deciden migrar, para mostrarles las oportunidades que hay en el país para desarrollarse. “Este mensaje también está presente en esta documental que lanzamos hoy”, agregó la funcionaria.

La  viceministra Magarín  explicó que el material filmográfico también constituye una nueva herramienta de trabajo para diferentes instancias dentro de la Cancillería, como del Viceministerio para Salvadoreños en el Exterior y las sedes diplomáticas y consulares; así como para el Consejo Nacional para la Protección y Desarrollo de la Persona Migrante y su Familia (Conmigrantes).

“Esperamos que este contenido sirva para fomentar la reflexión y el debate sobre temas como la migración irregular, derechos humanos y la integración de compatriotas retornados, entre otros”, indicó.

El documental se socializará tanto a nivel nacional, por medio de seis jornadas de formación en comunidades identificadas, así como a nivel internacional a través de la red de embajadas y consulados de El Salvador en el exterior.

Al evento, asistieron representantes del cuerpo diplomático y organismos internacionales, instituciones de gobierno relacionadas a la atención del tema migratorio y organizaciones de la sociedad civil.

La viceministra para los Salvadoreños en el Exterior, Liduvina Magarín, junto al ministro de Educación, Carlos Canjura; el secretario de Cultura de la Presidencia, Ramón Rivas; y la directora general de Correos de El Salvador, Elsa Margarita Quintanar, presidieron este día la presentación de los sellos postales y el libro alusivo al centenario de la promulgación del Decreto Legislativo sobre el nombre oficial de la República de El Salvador.

Durante el evento, la viceministra Magarín indicó que “nuestro gobierno pretende resaltar la importancia que reviste nuestra historia, el registro y la promoción de la misma en diferentes ámbitos de la vida nacional. Estamos convencidos que solo construyendo sobre la base del conocimiento de nuestras acciones pasadas podemos crear los puentes que nos lleven a un mejor futuro".

La funcionaria además señaló que esta efeméride "significa la concreción del nombre que ahora nos une como país, un nombre que nos identifica y nos cohesiona como un pueblo establecido aún más allá de las fronteras patrias”.

Asimismo, agregó que “el nombre de nuestro querido país nos une como una nación reconocida por su laboriosidad, respeto y promotora de los derechos humanos, el diálogo, la democracia y la paz”.

Finalmente, agradeció a los equipos involucrados con la creación de estos materiales, como el del Ministerio de Gobernación y Desarrollo Territorial, Correos de El Salvador y la Secretaría de Cultura de la Presidencia, y les exhortó a seguir adelante con su compromiso por la preservación de la memoria histórica de la República de El Salvador.

El presidente Salvador Sánchez Cerén aseguró hoy que el país logró un monto histórico de cooperación financiera no reembolsable por más de mil millones de dólares durante su primer año de gobierno, producto de la política exterior “abierta al mundo” impulsada por su administración.

“Hace un año prometimos al pueblo salvadoreño impulsar una política exterior abierta al mundo, sin ataduras ideológicas, que responda a las prioridades del país y que también garantice los derechos de nuestros hermanos en el exterior”, dijo el mandatario al rendir el informe de su primer año de gestión ante las diputadas y diputados de la  Asamblea Legislativa.

El gobernante se refirió además a la crisis humanitaria de niñas y niños migrantes no acompañados registrada a principios de su mandato, la cual llevó a El Salvador, Honduras y Guatemala a unir esfuerzos para crear el Plan de la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte.

“Actualmente esperamos la cooperación de mil millones de dólares solicitados por el presidente Barack Obama al Congreso de su país para la implementación del Plan”, informó el mandatario.

Asimismo, manifestó que con la  presidencia pro témpore del SICA, que pronto asumirá El Salvador, se obtendrá “una gran oportunidad para dinamizar temas como la seguridad democrática, la integración social y económica y la lucha contra la desigualdad”.

El mandatario resaltó como otra iniciativa para promover su política exterior los esfuerzos realizados para convertir al Golfo de Fonseca en una zona de paz, desarrollo sostenible y seguridad. 

Como respaldo a los salvadoreños en el exterior, el jefe de Estado destacó que se han brindado más de 674 mil servicios consulares y asistencia a más de 33 mil compatriotas en sus procesos de reinscripción al TPS.

“Si en un año logramos estos importantes avances, estoy seguro de que al finalizar el quinquenio tendremos un país mejor”, dijo el gobernante.

El presidente Salvador Sánchez Cerén rindió hoy el balance del primer año de gestión, marcado por el optimismo y la confianza en el presente y futuro de El Salvador, sustentados en los progresos de la economía y la profundización de los programas sociales.

“Estamos avanzando por el camino correcto, construyendo un país en el que todos participamos, acordando soluciones a partir de la diversidad y riqueza de pensamientos, teniendo al centro de nuestro trabajo el bienestar de las familias salvadoreñas y la unidad nacional”, expresó el estadista.

En su mensaje a la nación ante la Asamblea Legislativa, el presidente afirmó que “trabajamos para responder a los desafíos y demandas más sentidas de la población: la seguridad, el desarrollo social y económico”.

Agregó que el gobierno desarrolla su gestión “teniendo presente ese amor por la justicia social que nos legó nuestro pastor, mártir y beato, Monseñor Romero. Él y su mensaje son luz en este camino hacia un mejor El Salvador”.

El presidente informó que al cierre de 2014 la economía creció 2%, superando los niveles de los años anteriores, mientras se prevé que ese indicador se eleve a 2.5% este año, en concordancia con las evaluaciones del Fondo Monetario Internacional.

El gobernante recordó que este crecimiento favorece la recuperación de empleos y la mejora del salario real.

A ello se suman la baja en la inflación, la reducción en 32% de las tarifas de la energía eléctrica y el aumento de las remesas, favoreciendo la economía familiar, apuntó.

Señaló que la política exterior abierta al mundo permitió alcanzar un monto histórico de cooperación financiera no reembolsable por más de  mil millones de dólares.

Resaltó que la pobreza fue reducida del 24,9% en 2009 a 20% en 2014, mientras la pobreza extrema bajó de 10.5% a 6.2% en ese mismo período.

El estadista expresó que “gracias a las políticas sociales, El Salvador se ubica como el segundo país con menor desigualdad en América Latina”.

Este logro ha sido reconocido por el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, subrayó.

Al solidarizarse con las víctimas de la delincuencia y sus familias, el jefe de Gobierno reafirmó la determinación de actuar con firmeza para erradicar este mal.

“Es tiempo de sentar bases sólidas y duraderas para una sociedad en paz y armonía. Con la voluntad de todo un país, tengo la plena confianza en que lo lograremos”, afirmó.

Ratificó también que continuará con un gobierno de concertación y de diálogo con todas las fuerzas políticas, económicas y sociales de nuestro país y también con los demás órganos del Estado. 

“Trabajemos sin egoísmos partidarios o personales, por un El Salvador próspero, seguro y educado”, exhortó el presidente al concluir su mensaje a la nación.

La Embajada de El Salvador en Estados Unidos, el Consulado de El Salvador en Washington, D.C., y la Oficina de Asuntos Latinos de la alcaldía de Washington, D.C.,  realizaron un encuentro comunitario para celebrar la beatificación del arzobispo mártir salvadoreño, Monseñor Romero,  el pasado sábado 23 de mayo. 

Decenas de personas se congregaron con imágenes alusivas al beato en la Plaza Lamont, del histórico barrio Mt. Pleasant,  para celebrar esta fecha histórica para los salvadoreños y salvadoreñas alrededor del mundo.

La ceremonia fue inaugurada por el embajador de El Salvador, Francisco Altschul, quien destacó el legado del beato e instó a los connacionales a trabajar “por lograr el ideal de Monseñor Romero, una patria con paz, justicia y amor”.  

Los asistentes a la actividad tuvieron la oportunidad de ver en diferido el acto de beatificación, llevado a cabo esa mañana en San Salvador, así como de contemplar una serie de imágenes del ambiente de celebración que se vivió en El Salvador durante el viernes y el sábado. 

La beatificación de Monseñor Romero también fue aclamada por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el Secretario de Estado estadounidense, John Kerry.  El mandatario norteamericano expresó, a través de un comunicado de prensa, que en esta fecha “El Salvador, Centroamérica y Estados Unidos se rigen bajo la visión del arzobispo Romero”.  “Esperemos que la visión del arzobispo Romero nos inspire a todos a respetar la dignidad de todos los seres humanos”, expresó el dignatario estadounidense.

Las embajadas y consulados de El Salvador en el mundo realizaron diversas actividades con los compatriotas para unirse a la celebración de la beatificación de Monseñor Óscar Arnulfo Romero y Galdámez. 

Muchos de los connacionales llegaron a las sedes diplomáticas y consulares para ver la transmisión en vivo de la misa de beatificación de Monseñor Romero. 

Los consulados en Washington D.C, San Francisco, California; Las Vegas, Nevada; Elizabeth, New Jersey; Houston y Dallas, en Texas; Chicago, Illinois; Atlanta, Georgia;  y Long Island, New York, en los Estados Unidos de América desarrollaron otras actividades a manera de homenaje al beato salvadoreño.

También, se sumaron los consulados en México D.F., Comitan de Domínguez, Chiapas; y Monterrey, Nuevo León, en los Estados Unidos Mexicanos.

Asimismo, se unieron a esta fiesta de la Iglesia Católica y del pueblo salvadoreño, las embajadas del país acreditadas en Belice, Canadá, Costa Rica, Honduras, Nicaragua, Panamá, Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, Suecia,  y Venezuela.

De igual manera, lo hicieron los consulados en Montreal, Canadá; en Milán, Italia y Barcelona, España.

Las salvadoreñas y salvadoreños en el exterior participaron activamente y con júbilo en esta solemnidad, a través de la transmisión de la ceremonia religiosa, así como en actos culturales, encuentros comunitarios, eucaristías, colocación de ofrendas florales, bendición de imágenes y esculturas, develación de pinturas, entrega de recuerdos y exposición de afiches, entre otras iniciativas.