El ministro de Relaciones Exteriores de El Salvador, Hugo Martínez, se reunió la tarde de este lunes 9 de enero en Washington, D.C., con la secretaria del Departamento de Seguridad Interna de los Estados Unidos, Janet Napolitano, para afinar detalles sobre la gestión realizada ante este país sobre una extensión del programa de Estatus de Protección Temporal (TPS) para El Salvador.

El canciller salvadoreño había hecho la solicitud de prórroga a la secretaria Napolitano durante un encuentro en la capital estadounidense durante el pasado mes de septiembre.

“Hemos tenido una conversación muy constructiva con la Secretaria Napolitano, quien nos manifestó que hay un anuncio inminente. Entiendo que es un anuncio en términos positivos”, manifestó el ministro Hugo Martínez, tras la reunión con la Secretaria Napolitano.

Esta sería la octava prórroga que el gobierno de los Estados Unidos concede a los salvadoreños desde el 2001, cuando, tras los terremotos que golpearon a El Salvador a inicios de ese año, fue creado este beneficio migratorio. Es, además, la segunda extensión otorgada durante la administración del Gobierno del Cambio.

Actualmente son cerca de 212 mil compatriotas los beneficiarios del TPS, de los cuales más de 36 mil se inscribieron en el año 2010, recibiendo la asesoría gratuita de la red consular y la embajada de El Salvador en los Estados Unidos.

Estos salvadoreños gozan del Estatus de Protección Temporal hasta el próximo 9 de marzo, fecha en la que vence el actual programa.

El canciller Martínez recordó a la comunidad salvadoreña beneficiaria del TPS que, de darse una respuesta favorable, será importante acercarse a los distintos consulados para recibir la debida orientación y no dejar para último momento el trámite de reinscripción.

“Nuestros 16 consulados en todo el país y nuestra embajada en Washington están listos para recibirles y atenderles con toda la asesoría que ustedes puedan requerir”, señaló.

Además de la inminente extensión del TPS para El Salvador, el canciller salvadoreño conversó con la Secretaria Napolitano sobre los avances en la gestión que el país realizó ante los Estados Unidos de otorgar una gracia migratoria especial para aquellos familiares de afectados por la depresión tropical 12E, que en octubre pasado provocó casi 900 millones de dólares en daños y pérdidas en el país.

Asimismo, reiteró al Departamento de Seguridad Interna la solicitud de El Salvador de considerar una flexibilización en las deportaciones, procurando una disminución en las mismas y priorizando aquellas de personas con cargos criminales.

Al respecto, el canciller Martínez reconoció los avances que los Estados Unidos ya realiza en ese sentido, lo cual quedó reflejado en las estadísticas correspondientes al año pasado. Según los datos del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de ese país (ICE, por sus siglas en inglés), durante 2011 se deportó a 17 mil 62 salvadoreños, es decir un 10% menos que en 2010, cuando la cifra fue de 18 mil 908. De ese total, además, el 52% fueron personas con cargos criminales, contrario al año anterior, en el que eran las deportaciones de personas sin cargos criminales las que ocupaban la mayoría, con más del 57% del total.

En el marco de su visita a Washington, D.C., el ministro de Relaciones Exteriores de El Salvador, Hugo Martínez, se reunió este lunes 9 de enero con funcionarios del Gobierno de los Estados Unidos para evaluar los programas y proyectos de cooperación vigentes entre ambas naciones.


En el Departamento de Estado, el canciller salvadoreño sostuvo una reunión con la subsecretaria adjunta para Asuntos del Hemisferio Occidental, Roberta Jacobson, para hablar sobre los avances obtenidos en el Programa Asocio para el Crecimiento, cuya declaración de principios fue suscrita entre El Salvador y Estados Unidos el pasado 3 de noviembre, en San Salvador.


El Asocio para el Crecimiento es un programa auspiciado por el gobierno estadounidense con el que se busca identificar los factores que limitan el crecimiento económico de los países socios con el propósito de superarlos. El Salvador es uno de los cuatro países beneficiarios a nivel mundial y el único en el continente americano.


Durante la reunión, la funcionaria estadounidense felicitó al Canciller Martínez por el logro del país de haber sido seleccionado por segunda ocasión en el programa Corporación del Reto del Milenio (MCC, por sus siglas en inglés).


En la primera ejecución del programa, fueron otorgados 465 millones de dólares en cooperación no reembolsable, destinados a un plan de desarrollo en la zona norte del territorio salvadoreño; mientras que con el segundo programa, según la propuesta del país, se impulsará el desarrollo económico de la zona costera oriental.


Asimismo, el ministro Martínez abordó los esfuerzos que el país impulsa con el objetivo de lograr una mayor y más justa tributación, como la recién aprobada reforma al impuesto sobre la renta, además de otros temas de interés bilateral. Al respecto, la Secretaria Jacobson expresó la buena valoración que el Departamento de Estado hace de estos esfuerzos y ofreció el apoyo que el gobierno salvadoreño pudiera requerir en la materia.


Posteriormente, el canciller salvadoreño se reunió en la Casa Blanca con el director para Asuntos del Hemisferio Occidental del Consejo Nacional de Seguridad, Daniel Restrepo, con quien trató asuntos relacionados a la cooperación que los Estados Unidos brinda al país y a la región en materia de seguridad, así como en el área social a nivel bilateral.


El ministro salvadoreño destacó en ambas reuniones el desempeño de la ex embajadora de Estados Unidos en El Salvador, Mari Carmen Aponte, calificando de sobresaliente su desempeño en el país y aclarando que su no ratificación en el cargo no afecta de ninguna manera las relaciones bilaterales entre ambas naciones.


“Han sido los dos encuentros muy productivos y nos han permitido conocer de primera mano los avances que tenemos  en nuestra relación bilateral de cooperación. Los funcionarios han expresado su complacencia ante el desempeño de El Salvador en estos procesos y han reafirmado su compromiso de continuar trabajando de la mano con el país en dichos programas”, declaró el canciller Martínez.


El jefe de la diplomacia salvadoreña se encuentra en la capital estadounidense desarrollando una agenda de trabajo de un día, en la que el punto principal es conocer la decisión de los Estados Unidos en torno a la posibilidad de una extensión del Estatus de Protección Temporal (TPS) para El Salvador.

Ante diversas informaciones vertidas en los medios de comunicación respecto a la extensión del TPS, la Embajada de El Salvador en los Estados Unidos aclara:

1.   Que el actual TPS, bajo el cual están amparadas las personas que se reinscribieron en 2010, vence el 9 marzo de 2012.

2.   Que tal como lo ha manifestado el ministro de Relaciones Exteriores, Hugo Martínez, corresponde únicamente a las autoridades de los Estados Unidos hacer el anuncio correspondiente.

3.   Que de confirmarse la extensión del TPS, el proceso de reinscripción inicia automáticamente.

4.   Que de confirmarse la extensión del TPS, esta Embajada y la red consular en los Estados Unidos informarán y prestarán los servicios para la reinscripción, tal como se hizo en las 7 extensiones anteriores.

5.   Que el día 5 de enero de 2012 venció el plazo para la reinscripción del TPS para los beneficiarios de Honduras y Nicaragua. Este proceso no afecta a los beneficiarios de El Salvador.

 

Si deseas mayor información, te invitamos a que visites nuestra página en:

http://www.facebook.com/EmbFAltschul o en Twitter: @EmbaSALWDC

 

La Embajada de El Salvador en Washington, DC.,  informa sobre el deceso del Dr. Héctor Silva Argüello, presidente del Fondo de Inversión Social para el Desarrollo Local (FISDL), quien falleció este día debido a un problema cardiaco.

El Dr. Silva, padre de nuestro Jefe de Misión Adjunto, Héctor Silva Ávalos,  fue además un amigo de mucha estima de esta Embajada. Expresamos a nuestro Jefe de Misión Adjunto y a toda su familia nuestro más sentido pésame por tan irreparable pérdida para su familia y para el pueblo salvadoreño.

El sistema de citas implementado desde mediados del 2011 en los Consulados de El Salvador en Washington, D.C. y Woodbridge, Virginia, ha permitido ordenar de mejor manera todos los servicios consulares, particularmente el más demandado por la población: la emisión de pasaportes. En 2011 se han emitido 2,500 documentos más que los que se expidieron en 2009 y 2010.

Hasta noviembre de 2011, las sedes consulares en la zona metropolitana de Washington, D.C. habían emitido 12,658 pasaportes. En comparación, en 2010 se emitieron 10,157 documentos y en 2009, 10,581.

La Cónsul General, Celia Medrano, dio a conocer estos datos a la comunidad salvadoreña el pasado sábado 3 de diciembre cuando rindió informe de su primer año de gestión al frente del Consulado General en Washington DC.

En esa misma reunión se realizó la tercera plenaria de mesas comunitarias consulares correspondiente al 2011, en la que referentes comunitarios evaluaron con empleados y funcionarios de los consulados de Washington, D.C. y Virginia, la ejecución del plan de trabajo comunitario del presente año y planificaron conjuntamente las líneas de acción principales para el plan de trabajo correspondiente al 2012.

Además, se dio un reconocimiento, por parte de los empresarios Elías Polio y Dora Aguilar, al trabajo realizado por los asistentes administrativos Idalia Aguirre y Mario Durán por su espíritu de servicio, incluyendo el trabajar en jornadas extraordinarias al horario laboral.

Durán informó que el número de registros de niños de padres salvadoreños nacidos en Maryland y WDC alcanzó este año un récord de 275. Parte del informe también fue la publicación de una encuesta sobre el perfil del usuario consular realizada a 202 usuarios en los meses de julio y agosto 2011, coordinada técnicamente por Ángela González, profesional independiente.

En la consulta se preguntó la opinión del público sobre los horarios sabatinos, la apertura de las instalaciones a las 7 de la mañana y el sistema de citas recién implementado. Un 67.3 % afirmó que le parecía bueno el sistema de citas para pasaportes. Un 93.6% calificó como buena la iniciativa de abrir los servicios consulares un sábado al mes con el fin que los usuarios no pierdan un día de trabajo.

El 93.6% de usuarios consulares manifiesta saber leer y escribir, mientras un 64.4% tiene una computadora o acceso a una, así como el 63.4% tiene acceso a internet y 51.5% tiene correo electrónico. La mayoría de usuarios encuestados estaría de acuerdo en que para el próximo año pudiera implementarse el servicio de citas y emisión de pasaportes por internet.

Asimismo, han disminuido significativamente las quejas de los usuarios por maltrato al público en comparación a 2009 y 2010.

El  Embajador  de  El  Salvador,  Francisco Altschul, y la Cónsul General en Washington, D.C., Celia  Medrano, presentaron en la Embajada de El Salvador en Estados Unidos,  el informe  detallado  sobre  el manejo de los donativos recaudados en el área Metropolitana de Washington, DC., Maryland y Virginia para palear  las necesidades de las familias residentes en las comunidades más afectadas por la depresión tropical 12E, que azotó El Salvador en octubre pasado.

“Es  el  desastre  natural más grande en 40 años, pero consideramos que fue invisibilizado  debido  a que no tenía un nombre específico como Mitch, por ejemplo. Sin  embargo, los daños han sido peores que los de otros desastres naturales”, señaló el Embajador Altschul.

Por  su  parte,  la  Cónsul  Medrano  añadió  que  a  partir del Decreto de Emergencia  Nacional emitido por parte del Gobierno de El Salvador desde el 14  de  octubre  pasado,  los  consulados  salvadoreños  en  Washington D.C. y  Virginia  activaron inmediatamente acciones en conjunto con la comunidad  de recolección de fondos y donaciones destinados a los programas de apoyo para las comunidades más afectadas por la depresión tropical 12E.

La  Cónsul  Medrano  informó  que  alrededor  de  25 voluntarios estuvieron presentes en  diferentes  puntos  con  cajas  recolectoras,  así  como  en coordinación con empleados consulares trabajaron en levantamiento de actas, clasificación,  empaquetamiento y envío de medicamentos, ropa e implementos de  higiene solicitados por comunidades afectadas en las localidades de San Julián  y  Cuisnahuat (Sonsonate);  el  Bajo  Lempa  (Usulután)  y  el departamento de Morazán.

Además,  una  red comunitaria en las sedes consulares activo una “radiotón” con la estación 1600 para la recolección de donativos. Se realizaron ventas de  comida  y rifas de certificados de regalo, electrodomésticos y canastas donadas por empresarios locales.  Fue celebrado un “Concierto solidario” en la Iglesia “Sagrado Corazón” convocado conjuntamente con las organizaciones Comunidades  Transnacionales  Salvadoreñas  Americanas  (COTSA),  Comité de Solidaridad “Monseñor Romero”; Asociación de Abogados Salvadoreños, Apuesta por  el  Rock,  Centro  de Arte  y  Fraternidad Unida Salvadoreña Americana (FUSA).

Agregó  que  el fondo recaudado al finalizar esta actividad específica fue entregado  directamente  a representantes comunitarios del Bajo Lempa y San Julián.

Tres  voluntarias  del  área  de  Washington D.C. que participan en las mesas comunitarias consulares de educación, salud y arte y cultura garantizaron la  entrega  directa  de  los  donativos movilizándose a  los municipios afectados. Se  trata de Katya Miranda, joven artista y trabajadora social; Lita Trejo, educadora y activista comunitaria; y Rebeca Muñoz, promotora en salud.  Ellas  coordinaron  con  instancias  estatales  en  El Salvador y participaron en  las  jornadas  médicas  y  de   apoyo  coordinadas por la Asociación  “Nuevo Amanecer”, ONG especializada en prevención y atención de emergencias a nivel  local. Estas  voluntarias comunitarias solicitaron permiso  no remunerado en sus respectivos empleos para efectuar el viaje, y cubrieron con recursos propios sus gastos de estadía en El Salvador.

De  igual  forma,  organizaciones  como  “Voces  en  la  frontera”  donaron medicamentos  valorados  en USD 1,267.59, la empresa Medrano´s EXPRESS donó cajas con un valor de USD 200.00 y la empresa AVIANCA/TACA proporcionó los boletos aéreos y el transporte de carga para el envió y entrega de las donaciones, lo que  representa un  apoyo valorado aproximadamente en USD 4,600.00.

La  Cónsul  Medrano informó que en las jornadas antes anotadas se recolectó un total de USD 12,979.85 en efectivo. Conforme lo registrado en Actas, un subtotal de USD 6,975.40 fueron enviados a través del Fondo Solidario para Salvadoreños en el Exterior (FOSSALEX) mediante 4 diferentes transferencias a  la cuenta bancaria abierta por el gobierno salvadoreño SETEFE/emergencia No.  0590-057574-5.  

Otra  cantidad  de  USD  921.61  fue  remesada por el Consulado  de  El  Salvador  en  Woodbridge, Virginia, a la Cuenta Bancaria aperturada por el Consulado de El Salvador en Elizabeth, New Jersey, para el  envió de alimentos para los resguardos  habilitados para atender a damnificados por la tormenta. Añadió que las comisiones bancarias correspondientes a cada  trasferencia suman un total de USD 180.00 cancelados  del  presupuesto institucional de los consulados.  Conforme lo registrado en recibos, un segundo subtotal de USD 3,351.94 fue utilizado con autorización de las personas e instancias donantes para la compra de medicamentos y artículos que fueron entregados a las familias afectadas, así como un mínimo del 7% destinado a costos de operaciones.

“Este  reporte narrativo-financiero constituye un ejercicio de rendición de cuentas por parte del Consulado General de El Salvador en Washington D.C. con el  objeto de que la comunidad salvadoreña que se volcó solidariamente a la campaña  de emergencia  nacional  pueda constatar el total de fondos recaudados, su uso y destino, garantizando la entrega directa de la ayuda a familias  de las comunidades más afectadas”, sostuvo la funcionaria.

Además de  trabajar en esta campaña para atender la emergencia, en el Consulado salvadoreño se contó el mes de octubre con la presencia del  Procurador  para la Defensa de los Derechos Humanos de El Salvador, Óscar  Luna, quien reflexionó con la comunidad salvadoreña en el área sobre la necesidad de trabajar con más fuerza aspectos preventivos, particularmente en el área de protección al medio ambiente, para evitar mayores impactos por este tipo de eventos naturales.

Las  voluntarias que hicieron posible la entrega directa de la ayuda a las comunidades dieron  testimonio de su experiencia. “No fue solo ir a dejar cajas, sino ver y participar. Fue sumamente útil el dinero que se donó, la gente se alegraba cuando veía la medicina”, sostuvo Lita Trejo. Por su parte,  Katya Miranda explicó que fue importante garantizar entregar las donaciones directamente a las familias de las comunidades afectadas y participar en las jornadas médicas. Por su parte, Rebeca Muñoz explicó que tuvieron que avanzar por caminos de difícil acceso para alcanzar a llegar a las  comunidades donde la ayuda aún no había llegado. Las tres voluntarias coincidieron en que las necesidades de las familias afectadas por las tormentas siguen siendo muchas, por lo que proponen hacer mayores esfuerzos e iniciativas para apoyarlas.

Los  daños  ocasionados  por  la  depresión  tropical  alcanzan los USD 840 millones de dólares,  por  lo que los lazos de solidaridad e intercambio abiertos a partir de esta experiencia entre la diáspora salvadoreña y nuestros compatriotas residentes en localidades de mayor pobreza y vulnerabilidad son un aporte en la constatada tradición de una hermandad que trasciende fronteras.

 

La Embajada de El Salvador ante los Estados Unidos de América otorgó el 21 de noviembre pasado, los reconocimientos: Amigo de El Salvador y Salvadoreño Distinguido, creados por el Gobierno de El Salvador, a través de la Cancillería, para conmemorar el Bicentenario del Primer Grito de Independencia Patria junto a las personas cuya trayectoria destacada ha contribuido de una u otra forma al desarrollo de la sociedad salvadoreña.
El título de Amigo de El Salvador fue otorgado al Congresista por el Estado de Massachusetts James McGovern, quien desde la década de los 80 se destacó como un defensor de los Derechos Humanos en El Salvador.  

Antes de su elección al Congreso, McGovern se desempeñó como Asistente Senior del Congresista John Joseph Moakley (D-South Boston), ex decano de la Delegación de Massachusetts y presidente del Comité de Reglas del Congreso. En 1989, McGovern fue el encargado principal de la investigación que encabezó Moakley dentro del Congreso por el asesinato de seis sacerdotes jesuitas, su ama de llaves y su hija en 1989.

“La investigación llevó finalmente a un cambio sustancial en la política exterior de Estados Unidos hacia El Salvador cuando se determinó que el ejército salvadoreño estuvo implicado en los asesinatos. Esa determinación histórica condujo a que la ayuda militar futura de los Estados Unidos esté condicionada a un récord de mejora de los derechos humanos”, cita el sitio Web del Congresista McGovern.

El Embajador de El Salvador, Francisco Alstchul, destacó ayer que McGover ha seguido jugando un rol importante en tratar de que se conozca y se haga justicia en el caso del asesinato de los sacerdotes jesuitas y de líderes sindicales. “Desde entonces comenzó el compromiso de McGovern por buscar una salida política negociada al conflicto en El Salvador; y ya como congresista él ha continuado su compromiso con El Salvador, apoyando al país para enfrentar las consecuencias de tragedias como el caso de Ida, y más recientemente las lluvias que El Salvador enfrentó bajo la Tormenta E12 en octubre pasado”, añadió el Embajador Alstchul.

Por su parte, el Congresista McGovern destacó que los salvadoreños le han enseñado sobre coraje y perseverancia. “Quiero decirles que El Salvador siempre ha ocupado un lugar muy especial en mi corazón. Conocí El Salvador en un momento de lucha difícil, y su gente me ha enseñado sobre coraje y perseverancia para luchar por un nuevo día, por defender los derechos humanos. Los padres de la Universidad Centroamericana me enseñaron que siempre hay una obligación con los más pobres, por luchar por los derechos humanos. El Salvador es un maravilloso regalo para Estados Unidos, y creo que mi país tiene una magnífica relación con su país”, sostuvo el Congresista James McGovern, tras recibir el Diploma de Amigo de El Salvador, como muestra de agradecimiento por su invaluable contribución al fortalecimiento de los lazos de amistad que unen nuestras naciones y especialmente por su cariño al pueblo salvadoreño.

Diploma Salvadoreño Distinguido

La Embajada de El Salvador también reconoció con el título de Salvadoreño Distinguido al señor Luis Reyes, nacido en El Tamarindo, La Unión quien desde muy joven llegó a Estados Unidos, donde se destacó como un empresario exitoso y dispuesto a colaborar con las actividades a favor de la comunidad salvadoreña.

El señor Reyes es socio propietario del Restaurante Lauriol Plaza, con casi 20 años de haber sido fundado. El Restaurante se ha vuelto un punto obligado para los residentes y turistas de la capital estadounidense; además de dar empleo a decenas de personas, la mayoría de origen latinoamericano.

“Don Luis es un excelente ejemplo de lo que los salvadoreños podemos hacer cuando tenemos la oportunidad de desarrollarnos”, afirmó el Embajador Altschul. “A base de trabajo este empresario destacado es dueño de uno de los restaurantes más famosos de Washington”, agregó el diplomático.

Por su parte, don Luis Reyes dijo: “Quiero reconocer la apertura que tiene ahora nuestra Embajada con la comunidad salvadoreña, y quiero decirles que viniendo de mi país, de una pobreza extrema, siento un gran orgullo de estar acá. Este reconocimiento significa mucho para mí y para mi familia”. Reyes recibió la distinción como Salvadoreño Distinguido por  haber demostrado ser un ciudadano ejemplar, emprendedor y solidario con la comunidad y sus compatriotas que residen fuera de nuestras fronteras patrias, poniendo en alto el nombre de El Salvador.

 

El Embajador de El Salvador ante Los Estados Unidos de América, Francisco Altschul, junto a los Embajadores de Costa Rica, Muni Figueres Boggs;  Nicaragua, Francisco O. Campbell Hooker; y Honduras, Jorge Ramón Hernández Alcerro; explicaron los retos que el istmo centroamericano enfrenta al encontrarse en una posición geográfica que se vuelve estratégica para el tráfico de drogas entre el sur y el norte de América. Los representantes diplomáticos asistieron a este foro para analizar la situación de seguridad de la región, convocados por la Fundación Heritage y el Centro de Estudios Hemisféricos de Defensa.

En el evento titulado "Embajadores de Centroamérica hablan: Próximos Pasos hacia la Seguridad de Centroamérica", los diplomáticos coincidieron en que la búsqueda de una solución al que consideran el principal problema del istmo implica el reconocimiento de la responsabilidad compartida que existe entre países productores, consumidores y de tránsito de estupefacientes, además de la necesidad de encontrar una solución consensuada entre todos los países involucrados. “No es posible hacer frente a este problema si no de forma unificada”, aseguró la Embajadora de Costa Rica, Muni Figueres.

Mientras el Embajador de El Salvador, Francisco Altschul, agregó que la región ya tiene identificados y listos, al menos ocho de los 22 proyectos que contempla la Estrategia de Seguridad Centroamericana, y que estarían preparados para comenzar el próximo año. “Estamos consientes que nuestra mayor amenaza es el narcotráfico y que tenemos que trabajar juntos, y estamos listos para movernos en esa vía”, afirmó el Embajador Altschul.

El evento tuvo lugar el pasado miércoles 16 de noviembre, en la sede de la Fundación Heritage y fue moderado por el Dr. Richard D. Downie, Director del Centro para Estudios Hemisféricos de Defensa, y por el Dr. Ray Walser, Analista Jefe de políticas de Latinoamérica de la Fundación Heritage.

 

Una veintena de jóvenes salvadoreños originarios de Suchitoto, en Cuscatlán, llegaron a Washington en el marco del mayor encuentro cultural de la Organización de Naciones Unidas, y de la conmemoración de los 50 años de relaciones diplomáticas entre Canadá y El Salvador.

La destreza sobre las tablas de los muchachos dejaron asombrado al público iberoamericano y anglosajón. Los jóvenes hicieron dos presentaciones, la segunda abierta al público conformado por miembros de la comunidad de salvadoreños residentes en el área metropolitana de Washington, DC, Maryland y Virgnia.

Los jóvenes provienen de cantones y caseríos aledaños a Suchitoto. El grupo de Teatro interpretó: En enfermo imaginario de Moliére. Incluyeron en la presentación de teatro su testimonio de cómo el proyecto ha sido el motor que ha cambiado sus vidas.

Los jóvenes cumplieron así una agenda cultural que los trajo a Washington del 7 al 11 de noviembre. EsArtes es un proyecto que ya tiene un año y medio de funcionar en El Salvador con la cooperación del Shakespeare Stratford Theatre, de Ontario, Canadá.

En EsArtes, los muchachos aprenden no solamente a desenvolverse sobre el escenario como artistas profesionales, sino todo lo que tiene que ver con el montaje de una obra, presupuesto, vestuario, luces, sonido, montaje de escenario, etc.

Por eso, el proyecto es considerado además una forma de construir comunidad, desarrollo económico y una alternativa para mantener a los jóvenes alejados de la violencia.

El Embajador de El Salvador en Estados Unidos, Francisco Altschul participó en la presentación de las dos muestras de cine salvadoreño en el V Festival Anual de Cine de Alexandria (5th annual Alexandria Film Festiva), el pasado 4 de noviembre.  Las muestras salvadoreñas escogidas para formar parte del Festival fueron "Cinema Libertad", un cortometraje dirigido por Arturo Menéndez, y el  documental "Ausentes", dirigido por Tomás Guevara, cineasta y periodista salvadoreño.

El Festival, que se desarrolló del 3 al 6 de noviembre, es una mirada íntima a las ciudades, situaciones, cultura y vivencias desde el lente de productores de varios países del mundo, con muestras clasificadas como films cortos (como en el caso de Cinema Libertad), animaciones, películas y documentales (como Ausentes); además de cine fórums.  En el Festival participaron tanto productores ya establecidos como principiantes.

Cinema Libertad narra la historia de dos niños amigos, Nacho y Ela, que con la inocencia característica de los 10 años dan vida al antiguo y abandonado Cine Libertad, en el centro de San Salvador.  Mientras, Ausentes, documental del periodista Tomás Guevera y del productor James Scruggs, nos ofrece una mirada íntima a las relaciones afectivas entre madres e hijos separados por la distancia de la migración, y las barreras físicas y legales que les impiden reunirse.