Cooperación

 

La cooperación para el desarrollo entre ambas naciones es un pilar de 40 años de vigencia, legado que, en definitiva, ha abonado a mantener las buenas relaciones políticas y que ha fomentado relaciones estables en la esfera internacional.

El gobierno estadounidense ha participado activamente en la Encuesta de Seguimiento a la Declaración de París, realizada por primera vez en El Salvador, en diciembre de 2010 y, además, son parte del Grupo de Trabajo del Programa Comunidades Solidarias y han adoptado el Código de Conducta del Programa de Comunidades Solidarias.

Asimismo, Estados Unidos ha apoyado al desarrollo social del país a través del Fomilenio I, proyecto comprendido de octubre de 2007 a septiembre de 2012, el cual tuvo como fruto avances en la zona norte, la cual se visualiza como un corredor logístico organizado y con más tecnología y la carretera Longitudinal del Norte. Paralelo a estos beneficios, también se desarrolló un estudio realizado entre cinco mil jóvenes que recibieron capacitación muestra que mil 715 pudieron acceder a un empleo, entre otros resultados importantes vinculados al desarrollo social y económico.

La inversión total del primer compacto de Fomilenio fue de 461 millones de dólares.

Todas las iniciativas anteriores se fortalecen, además, con el aporte de los salvadoreños en Estados Unidos, quienes de manera indirecta son también socios para el desarrollo de sus familias y comunidades de origen, algunos apoyando iniciativas productivas que pueden ser tipificadas como codesarrollo.